Aranda y la Ribera

Menú;

14

5.4. Elaboración

En la Ribera del Duero Burgalesa se cultiva y recoge el 85% de la uva de la Denominación de Origen y en ella se encuentran más de la mitad de las bodegas adscritas.

Tradicionalmente, la uva era prensada en lagares, pero hoy en día la elaboración del vino sigue unos pasos bien definidos basados en:

1. Despalillado o extracción de la "raspa" o parte vegetal del racimo para evitar el aporte excesivo de taninos verdes, un componente astringente, presente en los vegetales.

2. Estrujado mecánico para romper el hollejo de los granos de uva, a fin de liberar todo su jugo .

3. Fermentación-maceración del mosto resultante con sus hollejos y su grano en tanques de acero inoxidable, para que las levaduras conviertan los azúcares en alcohol y que el vino adquiera los taninos, en este caso se denominan suaves o dulces y son agradables, y el color deseado.

4. Fermentación maloláctica, en la que el ácido málico es transformado en láctico en un depósito de acero inoxidable o “tino”.

5. Pasado un tiempo, en uno o varios trasiegos, los vinos son movidos de un depósito a otro.

6. En la etapa de clarificación, se arrastran hacia el fondo los elementos en suspensión.

A través de los coupages o la mezcla de vinos para conseguir una mejora sinérgica de la unión de sus cualidades, la cata y la constante búsqueda de la calidad, podríamos decir que la elaboración del mejor vino termina solo en el paladar.