Aranda y la Ribera

Menú;

26

6.6. La renovación barroca

Los primeros años del siglo XVII fueron de intensa actividad para la Ribera que alcanzó un notable protagonismo en el contexto peninsular, por la frecuente presencia de la Corte y la importancia de sus nobles. No obstante, pronto se hicieron visibles los numerosos problemas de la comarca: la presión nobiliaria, las malas cosechas y el hambre o la alta tasa de mortalidad.

Tan desolador panorama afectó especialmente a Aranda y a los principales núcleos urbanos de la Ribera. Estos perdieron gran parte de su población que se refugiaba en las localidades del entorno, mejor cohesionadas socialmente por tener intereses comunes.

A partir del segundo cuarto del siglo, empieza una mejoría auspiciada por el aumento de precios del vino sobre el de los cereales. Ello favoreció un periodo de prosperidad que renovó la imagen de las poblaciones, inspirando su generoso medio natural muchas de las realizaciones artísticas de la época.

García de Haro y Avellaneda y María de Avellaneda y Delgadillo, II condes de Castrillo (1629-1670)
Destacados personajes de la corte de Felipe IV, virreyes en Nápoles y artífices en Valverde, cerca de Arandilla, de un importante patronazgo artístico de gusto barroco.

Dónde se puede encontrar
Palacios de Ventosilla y Guzmán
Iglesia del Monasterio de Caleruega, Monasterio de la Vid y Santuario de San Pedro Regalado
Iglesias de Anguix, Fuentecén, Fuentelcésped, Fuentelisendo, Fuentemolinos, Fuentespina, Guzmán, Olmedillo de Roa, Peñaranda de Duero, Sotillo de la Ribera
Ermitas de Fuentelcésped y Fuentespina
1598 - 1621 - Reinando Felipe III, la Familia Real visita con frecuencia la Ribera
1608 - El VI conde de Miranda es nombrado I duque de Peñaranda de Duero
1610 - Felipe III firma en Aranda de Duero uno de los decretos de expulsión de los moriscos
1610 - Bernardino González de Avellaneda es nombrado I conde de Castrillo
1610 - Enfermedad y “milagrosa” curación del príncipe Felipe (futuro Felipe IV) en Aranda
1653 - El II conde de Castrillo es nombrado Virrey de Nápoles
1683 - Beatificación de fray Pedro Regalado
1746 - Canonización de San Pedro Regalado