Aranda y la Ribera

Menú;

34

7.6. Palacios y residencias solariegas

A. Palacio de los Guzmán Santoyo

GUZMÁN
Aprovechando los antiguos solares de los Guzmán y los Santoyo, su heredero, el obispo don Cristóbal, erige esta residencia clasicista con torres angulares y excepcional bodega.

B. Casa Grande, Palacio de los Serrano

SOTILLO DE LA RIBERA
Construida por el canónigo Serrano y finalizada en 1785, destaca el tratamiento de su fachada. La presiden dos espejos de rocalla con inscripciones sobre la sabiduría.

C. Palacio de Ventosilla

GUMIEL DE MERCADO
El duque de Lerma adquirió este antiguo sitio de caza de los Reyes Católicos para erigir un palacio clasicista. En él, Felipe III disfrutó de intensas jornadas de caza.

D. Palacio de los Berdugo

ARANDA DE DUERO
Ejemplo de las residencias de la nobleza renacentista, organizado en torno a un patio, con fachada de sillería y balcones de planta trebolada ya barrocos.

E. Casa de los Fantasmas

ARANDA DE DUERO
De esbeltas columnas, fue remodelada a comienzos del siglo XX por León Berzosa y Juanita Moreno, miembros de la burguesía local, con la estética propia de ese momento.

F. Casa solariega de las Baronas

SANTA CRUZ DE LA SALCEDA
Buen ejemplo de la arquitectura solariega castellana en la que destaca el gran emblema heráldico y los elementos de forja que protegen sus amplias ventanas.

G. Palacio de don Andrés de la Cuesta

HONTORIA DE VALDEARADOS
Hoy en día museo etnográfico, mantiene de sus orígenes del siglo XVI un gran arco de medio punto renacentista de cuidada cantería.

H. Palacio de los Avellaneda

PEÑARANDA DE DUERO
Una de las mejores residencias nobiliarias del XVI, donde un magnífico patio de dos alturas distribuye excepcionales salas de sorprendentes techumbres.

I. Casa de los escudos

ARAUZO DE MIEL
Uno de los testimonios más antiguos, de principios del siglo XII, y de mayor belleza del románico ribereño. En su construcción se emplearon materiales procedentes de Clunia.