Aranda y la Ribera

Menú;

49

2.4. Iglesia de San Juan y Museo de Arte Sacro

Se trata de un templo gótico que protagonizó uno de los hitos de la villa: el Concilio de Aranda en 1473. Hoy en día alberga el Museo de Arte Sacro.

Está situada sobre un punto elevado que domina el paso sobre el Bañuelos a cuya defensa contribuía su torre, única pieza conservada de un templo anterior.

Del exterior destaca su portada sur, formada por arquerías de fino diseño geométrico y presidida por un altorrelieve de San Juan atribuido al escultor burgalés del siglo XVI Juan de Vallejo.

En su interior, de tres naves cubiertas con bóvedas de crucería de elegantes nervios con fieros dragones pintados, llama la atención el retablo mayor de suaves superficies jaspeadas. Esta obra, de mediados del XVIII, incorpora varios relieves del XVI procedentes del retablo anterior.

A la izquierda de la nave principal, se abre una capilla funeraria de las primeras décadas del XVI, conocida como de las Calderonas, por ser una fundación de Alonso de Calderón, quien solo tuvo descendencia femenina.

La preside un retablo dedicado a Santa Catalina con pinturas en tabla de cuidados paisajes. Otra pieza interesante es la pila bautismal, bello trabajo efectuado en piedra en el segundo cuarto del siglo XVI.

Alfonso Carrillo, arzobispo de Toledo (1412 – 1482)
Nació en Aranda de Duero, llegó a ser obispo y publicó en 1925 una de las obras más importantes de la capital ribereña: Historias de mi villa y mi parroquia.

Sobre el Museo de arte sacro

En él se reúnen piezas de singular valor artístico de diversas localidades ribereñas con el objetivo de mostrar las múltiples facetas del hecho religioso a través del tiempo.