Aranda y la Ribera

Menú;

52

2.7. Rollo Jurisdiccional y Palacio de los Berdugo

En la actualidad, pueden verse ambos en la pequeña Plaza del Rollo.

En su origen, el rollo estuvo situado en la Plaza Mayor y así quedó recogido en el plano de 1503.

De características góticas, es un elemento de notable valor simbólico al representar los poderes jurisdiccionales de la villa. También pudo utilizarse para aplicar las penas y, en este caso, tendría un claro sentido disuasorio por su ubicación en el espacio público más importante.

Se compone de un pedestal escalonado y un prisma con cuatro columnillas, recurso típico de la época de los Reyes Católicos. Lo remata un dado en cuyas caras se labraron los escudos de la villa.

Lo que siempre ha presidido la Plaza del Rollo desde el siglo XVI es el Palacio de los Berdugo, característico ejemplo de la arquitectura civil del renacimiento castellano.

Es el mejor testimonio del esplendor de una villa visitada con frecuencia por la corte y donde vivían destacados representantes de los más poderosos linajes castellanos.

Presenta las características habituales en este tipo de edificios: buen tratamiento de la sillería del frente principal, cuidado arco de entrada, presencia de emblemas heráldicos y organización del espacio interior a través de un patio con columnas y un pozo de cuidado brocal.

La unión de dos linajes: los Berdugo – Arias de Miranda.
Estas destacadas familias arandinas se unieron, en la segunda mitad del XIX, en un doble enlace matrimonial.
Así,
Félix Berdugo y Ortiz
elegido en tres elecciones diputado a cortes por el distrito arandino, contrajo matrimonio con la hermana de su contrincante,
Diego Arias de Miranda
quien se casó con una hermana de Félix.
Esta circunstancia fue muy ventajosa para ambos linajes pues, tanto ellos como sus descendientes, dominarían la política arandina hasta la Guerra Civil.