Aranda y la Ribera

Menú;

69

3.10. Coruña del Conde

Situada junto al río Arandilla, su protagonismo en la historia castellana se debe al papel que desempeñó en las luchas entre cristianos e islámicos, citándose entre las poblaciones recuperadas en el año 912.

En su imagen dominan los restos de una poderosa fortaleza construida con materiales procedentes de Clunia y reelaborada a lo largo de la Edad Media.

Un paseo por sus calles nos permite apreciar cómo se reaprovecharon piezas romanas y nos descubre tradicionales rincones como la plaza, escenario de antiguos mercados.

También abundan los ejemplos de arquitectura popular ribereña o edificios solariegos. Es especialmente interesante el templo renacentista de San Martín en cuyo interior, de tres espaciosas naves a la misma altura, destacan el retablo mayor de principios del siglo XVII, la techumbre y la pila bautismal.

A las afueras de la población se encuentra la ermita románica del Santo Cristo, Bien de Interés Cultural, fechada a principios del siglo XII. Destacar su notable cabecera de planta cuadrangular recorrida por arquerías.

Diego Marín Aguilera (1757 -1799)
Natural de Coruña del Conde, es considerado uno de los precursores de la aviación. Pronto demostró su habilidad con pequeñas invenciones, interesándose por la mecánica del viento. Estudiando las aves construyó una máquina en la que imitó sus alas. En 1793 logró cruzar el Arandilla y tuvo que aterrizar por un fallo mecánico.

Agustín Gormaz Velasco (Agustín de Coruña) (1508 - 1589)
Nacido en Coruña del Conde, ingresó en los agustinos de Salamanca y viajó a México para ser misionero. Felipe II le presentó al obispado de Popayán, del que tomó posesión en 1563, aunque sufrió destierro en diversas ocasiones. Colaboró económicamente en la construcción del nuevo templo de San Martín y nunca se olvidó de su pueblo natal.