Aranda y la Ribera

Menú;

75

4.3. Santuario de San Pedro Regalado (La Aguilera)

Santuario de San Pedro Regalado

La historia de la orden franciscana se entreteje con la devoción de pobres, enfermos, reyes y nobles para dar lugar a una de las piezas claves del barroco burgalés.

Destaca la capilla octogonal coronada con esbelto chapitel de pizarra. Sus exuberantes yeserías y brillantes dorados son el mejor escenario para manifestar la gloria de los milagros del Regalado. A su realización contribuyeron los condes de Miranda, cuyos escudos presiden el santuario. Desde el año 2010 está ocupado por la congregación Iesu Communio.

La Aguilera, muy próxima a Aranda de Duero, está situada en la vega del Gromejón, protegida por una pequeña colina. Aparece documentada por primera vez en 1136, como población de carácter agrario favorecida por sus condiciones naturales. En el siglo XV pasó a formar parte del señorío de los Zúñiga

San Pedro Regalado (1390 – 1456)
y Fray Pedro de Villacreces (¿ - 1422)
Villacreces inició la reforma de su orden para volver al estilo de vida primitivo de San Francisco, fundando el convento de La Aguilera en 1404. Regalado fue uno de sus seguidores y, con el tiempo, sería elegido superior de los conventos reformados de La Aguilera y El Abrojo.

Juan de Zúñiga y Avellaneda (1541 - 1608)
y María de Zúñiga y Avellaneda ( ¿ - 1630)
VI condes de Miranda y I duques de Peñaranda

Tío y sobrina, contrajeron matrimonio para que no se perdiera el linaje y llevaron a cabo una importante labor de promoción artística en Peñaranda, el Monasterio de la Vid y La Aguilera, donde fueron enterrados.