Aranda y la Ribera

Menú;

77

4.5. Iglesia de San Juan Bautista y Palacio de Guzmán

Guzmán, alejada del bullicio y cercana a páramos de elevada altitud, desde donde disfrutar de bellas vistas de la Ribera, es una localidad de la vega de Roa de gran importancia histórica.

Su origen está asociado al proceso de consolidación del entorno del Duero por parte de los cristianos. En el siglo XI aparecería citada como la villa de Guzmario, siendo uno de los lugares de procedencia de la principal nobleza castellana. Este es el caso de Félix de Guzmán, padre del fundador de los Predicadores, Santo Domingo de Guzmán.

Desde mediados del siglo XVI la villa conoció un notable desarrollo, visible en su iglesia de San Juan Bautista. Su cuerpo de campanas fue realizado con el patrocinio del obispo palentino Cristóbal Guzmán y Santoyo, a quien se debe la capilla funeraria de los Guzmán, donde pueden verse las esculturas funerarias del prelado y sus padres.

Este prelado reedificó, hacia 1640, el palacio de los Guzmán cuyo origen fueron las casas señoriales de las familias Guzmán y Santoyo, muy próximas entre sí. El núcleo central, de planta cuadrangular, del edificio está precedido por un cuerpo delantero de torres angulares de gusto clasicista. En el interior destaca una amplia bodega subterránea cubierta con una excepcional bóveda de cañón.

Cristóbal Guzmán y Santoyo (1578 – 1656)
Nacido en Guzmán, mantuvo una estrecha relación con la monarquía. En 1633 es nombrado obispo de Palencia, pero nunca olvidó su villa, donde desarrolló un ambicioso programa constructivo.