Aranda y la Ribera

Menú;

91

6.5. Caza y pesca

Los amantes de la cinegética pueden practicar en la Ribera del Duero su actividad gracias a los numerosos cotos de caza, siendo las piezas más frecuentes en la comarca la codorniz, la liebre y la perdiz, en caza menor, además del jabalí y el corzo en caza mayor. Los trofeos conseguidos en la zona encabezan el ranking nacional de esta categoría.

Una de las principales escuelas de caza de la península, la Escuela Española de Caza de Castillejo de Robledo, se encuentra a 26 kilómetros de Aranda de Duero. Está integrada dentro del Centro Integral de Estudio y Prácticas Cinegéticas, que cuenta con una gran trayectoria exterior gracias a la organización de competiciones regionales, nacionales e internacionales. Hoy en día la cultura del cazador debe entenderse como una actividad de ocio para vivir en compañía de expertos y solo si se practica con el más absoluto respeto por la naturaleza.

Otro atractivo turístico de la Ribera del Duero son sus ríos, puntos de referencia para pescadores de agua dulce. En ellos habitan un total de 30 especies, predominando especialmente la pesca de barbo, carpa y trucha común autóctona.

Además, en verano se abre la veda para la pesca, siempre con licencia y respetando la normativa, de otras dos especies que habitan en el Duero: el cangrejo señal y el cangrejo rojo o americano.

Y coincidiendo con esta temporada tienen lugar, a lo largo de la Ribera, las Jornadas Gastronómicas del Cangrejo de Río con una filosofía única: degustar un plato tan exquisito como el cangrejo de una manera tradicional. Un restaurante experto en este arte es Casa José María, en Aranda de Duero.